sábado, agosto 26, 2006

el sur

Porque nadie dice como tú "sabah el-kheir".
Por esa manera de saludarme al teléfono fui capaz de atravesar durante 25 minutos en ferry el estrecho de Gibraltar.
Para ganar hay que jugar, que se mueran los contextos , mi corazón se hizo barca en la mañana.
Alta mar y gaviotas, mar de mi infancia, mis ojos navegan y miran los delfines, la locura,los amaneceres con estrellas, los amarillos, los dias de levante, los pinares bebiendo de los mares, los mares bebiendo de sus pueblos , y me encuentro con el girasol de tu risa en el Puerto de Tánger.
La perlas negras de tus ojos me invitan a pasear y nos reimos de los refranes escritos en los sobrecitos de azucar blanco, ahogo mis penas con el sabor del té verde con menta, con el zaaluk con berenjenas, con el olor de las aceitunas .
Y nos sentimos cómodos atrapados en esas calles de piedras con mezquitas y sinagogas
Te quitas y te pones las gafas, juegas con la cinta de tu pelo , y me regalas un tarro de especias. Estas cansada de tanta lucha, de ayudar tanto, de tantos niños...Podrias venirte a la península a trabajar pero siempre lo estás posponiendo, ¿que serían de tus niños saharauis...?
Las zancadillas del destino le estan destrozando el alma y no quiere mas pulmonias de dolor, pero ella está mojada hasta arriba.
Es imposible no detenerme ante ella , tan sencilla como pronunciar ; amor, té, pueblo.
Una sonrisa con la que es facil encontrase, reconocerse, una sonrisa habitable.
Verla ha sido como escalar la montaña mas alta y después llorar por no poder escalar mas.
En el puerto me esperan las luces del Ferry, no nos decimos nada pero en nuestros ojos está la promesa de vernos otra vez y en mi boca el grito de decirle al mundo que aún no me ha vencido.
Ella es todo lo que entiendo por generosidad ,por ternura,por sensibilidad, por eso para mi el sur se llama Naima.


(Naima es enfermera y trabaja en un campo de refugiados saharauis)

3 comentarios:

Aye dijo...

=)
que para vos el sur lleve su nombre, que el sur lleve su lucha y su sonrisa, no debe ser para ella algo menor.

Yo creo que la motiva a sonreír más y a seguir luchando..

Muy lindo esto que escribiste..
Besos!

-Pato- dijo...

Miguel, en este momento el nudo en mi garganta y los ojos empañados llevan el nombre de tu amiga, el amor que sentis por ella.

Esa era la barca de la que hablabas, la que te lleó a ella, una barca que trajo felicidad desde el Sur.

Besos a tus ojos y a tu forma de decir, porque nos dejó ver esa tarde junto a ella.

Besos.

Cascabel dijo...

Miguel, qué suerte encontrarte, qué suerte poder compartir tus letras...Estoy emocionada por esta historia, por esa mujer, por esos niños, por esa montaña que escalaste y porque todavía el mundo no te ha vencido e intuyo que jamás lo hará.

Me da muchísima esperanza la gente como Naima y la gente como tú.

Besos