lunes, septiembre 11, 2006

Un parque.

Tratar de explicarlo es intentar escuchar una acuarela.
Algo así a tierra y viento.

Algo parecido al futuro en lo que andamos.
Entonces era invierno en primavera , o tal vez al revés...
Solíamos dejarnos caer por allí, como si fuese una casualidad encontrarnos siempre en el mismo banco. Nos engañábamos con algo de ingenuidad compartida.
En nuestro horario de clases habíamos introducido una nueva asignatura a primera hora “vernos”.
Por eso temblaba cada vez que me acercaba y no te localizaba , y cuando emergías entre los árboles y con tu voz de agua murmurabas “buenos dias...”,empezábamos a medir el tiempo en latidos y nuestros ojos se mezclaban como acuarelas en un vaso : y simplemente nos habíamos mirado...
Y en aquel parque nos sabíamos pan, compartíamos libros con hombros y la certeza de no ir solos cuando soñábamos.
Paseábamos , despertábamos las ventanas dormidas de febrero,los columpios y las terrazas, los bancos y los naranjos ,la fuente y el rosal, tus manos y las mías. .

2 comentarios:

Liliana dijo...

Precioso... Y muy bien descrito. También he leído algo de Maga. casualidad o te gustan?

Miguel dijo...

Holas Liliana.
Me gusta Rayuela , siempre encuentro cosas nuevas al releerlo,me pasa como con las letras del grupo Maga , son tan frescas y nada que ver con las letras de las radiofórmulas.
He visto que tienes dos blogger ,me daré una vuelta.
Un beso y gracias por tu comentario.