jueves, octubre 26, 2006

aniversario

Quien puede olvidar la mañana de su aniversario.
Me besa marcando su sonrisa, tendiéndome la mano, con la ley que dicta sus años.
Lleva el rocío del otoño entre su pelo.
Segura como un abeto entre montañas.
Agradezco su vida , me acerco y se lo digo.
Nos envolvemos en palabras, como velos, como las estaciones de la risa.
El futuro en ella es fresco, parecido a morir en medio de un aguacero en Junio.
Aún la recuerdo jugando a la gallinita ciega entre las rosas.

En verano; tu pala , tu cubo.
En invierno; tu bufanda, buscarte en el pasillo.
En este día de otoño te he comprado castañas en la Luna.
Nos abrazamos antes de irnos, como un sol que se cae , exprimiéndonos con ternura.
Ahora dime.
¿A que te sabe el zumo de una hija?

6 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Debe de ser maravilloso abrazar la manita de ti hija con la tuya...

Es algo que yo no conozco. Me alegro por ti.
¿Sabor?: ¿A frescura? ¿Inocencia? ¿A tierra mojada? ¿A besos inciertos contra tu mejilla? ¿A risa improvisada? ¿A rezos contra la cama? ¿A sueño profundo?...
Un abrazo.

Cascabel dijo...

guau, precioso, se me puso el pelo de punta...no soy madre y lo más parecido que encuentro es mi recién estrenada condición de tía...sólo puedo decir que debe saber a ternura, a inevitables saltos en el tiempo para intentar imaginar la persona que será, a ganas de luchar por ser mejor sólo por ella, para ella...

Quizás algún día pueda explicarlo de verdad...

Un abrazo fuerte, Miguel

-Pato- dijo...

Me sabe:

a emoción recien hecha
a chocolate calentito
a perfume de vainilla
a caricias en ramitos
a remolinos de besos
a pétalos con lagrimitas
a teléfono siempre ocupado
a noches con el termómetro en rojo
a risas y susurros contenidos cuando somos cómplices de algo
a mirada celestecielo
a mirada verdemusgo
a manos pequeñitas en el recuerdo
a manos protectoras ahora que crecieron
a canciones
a caramelos
a bailes frente al espejo


y

podría seguir dos horas mas hablándote del zumo de una hija, tengo dos, imaginate!!!

El zumo de tu hija me pareció delicioso.

Besos

Mar dijo...

Yo soy madre de dos hijas
Y no he visto con mis ojos
alegría más infinita...
se puede caer el mundo en pedazos
pero con ellas en mis brazos
no me importa nada!!!
Mar

Mar dijo...

A MI SE SABE A DIOS

Miguel dijo...

Gracias a todos a Pato, a la caña..,a cascabel,a mar..
Un abrazo muy muy fuerte y gracias por leerme