lunes, octubre 09, 2006

Estés donde estés

Éramos pintores de la esperanza subidos en los autobuses azules de dos pisos al comienzo de los veranos.
Nos poníamos de acuerdo tu risa y mis sentidos para estar juntos.
Jugaba , me reía contigo y te buscaba cuando estaba solo, sin que jamás me fallaras.
Allí estabas con tu sonrisa en el umbral de cada puerta que cruzaba.
Quiero dibujarte un avión que te lleve libros y lápices.
Quiero poner en la punta de mis dudas tu nombre con la palabra "justicia".
Aprisionarte un rayo de Luna en la tela de una araña.
Nadie me va a quitar las tardes de verano recostados en el césped de aquel parque.
Ni cuando me apretabas fuerte cuando tronaban los fuegos artificiales.
Ni tu cara de chiflada al oír mis chistes malos.
Ni tu boca soplando en los remolinos de mi pelo.
Nadie va a separar los 2 corazones que dibujaste en mi libreta.
Hay cosas que van conmigo.
Te llevo en el bolsillo de mi camisa como una flor entre las páginas de un libro.
Estés donde estés te deseo el bien mayor:
nuestros antiguos veranos
todo el oro del mundo
todo el amor que sé ahora que entonces nos teníamos.

Y que las estrellas te cuenten el resto.

Otra vez Sabina ..." así estoy yo sin tí".
leyendo habanero.

7 comentarios:

-Pato- dijo...

Ay no sé porqué pero sentí como que estás triste recordando este amor y me has trasmitido de una manerda dulca esa tibieza de los momentos que llevamos guardados y de vez en cuando, nos atrevemos a sacarlos del bolsillo.
Ese bolsillo que se comporta como hojas de libro y nos ponemos con ojos de niño a mirar esa flor que alguna vez tuvo colores, perfume y clorofila.

Quiero que sepas que esa flor en este escrito que has dejado aun tiene su color, su perfume y su clorofila como cuando eran pintores de la esperanza subidos a los autobuses azules.

Besos.

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Gracias: por esto y por lo de al lado.
Un abrazo.

Cascabel dijo...

Sentí como que ella está demasiado lejos como si hubiera una distancia insalvable...Me gustaría equivocarme.

Me enamoré de esa imagen de ella soplando los remolinos de tu pelo.

Un abrazo fuerte

-Pato- dijo...

Miguel acabo de leer tu comentario en mi blog y queria que sepas que entendí con exactitud lo que quisiste decir, que te quedes tranquilo comprendí a qué te referías :)

Besos.

Liliana dijo...

Estoy de acuerdo con pato. és un texto muy bello, pero deja un sabor de boca melancólico... un "te echo de menos".

Un abrazo.

Miguel dijo...

Gracias por vuestros acertados comentarios, hay cosas que son irreversibles...
Un saludo, nos leemos