domingo, abril 22, 2007

desde el tejado

Hay una fuerza tensa en el silencio de la ciudad vista desde arriba
Hay un brillo de lluvia derramada
sobre la superficie roja del tejado
Hay un horizonte , un paisaje
un rumor de carreteras y de centros comerciales
Buscamos la felicidad en las cosas que miramos
en los sitios en los que estamos
en el humo del cigarrillo que me fumo
en la plataforma oxidada de una escalera contra-incendios
Es necesario dejar atrás la rutina
para saber contemplar cierta belleza
El secreto consiste en asumir la oscuridad
en mirar la escena desde dentro
en percibir ese íntimo eco silencioso que hace que vuelvas la cabeza
Aprender a oír los cantos de agua en las rejillas del desagüe
a contemplar los gatos maullando en los pretiles
a los pájaros volando en la fachada
Admirar el batir de unas alas de gaviota que se posa en unos cables
o el sonido que produce una pinza al caer del tendedero
Se trata siempre de aspirar a robarle a la vida algún detalle
porque resulta que apreciar es estar vivo
Ya sabes de lo que hablo ;
tarde o temprano acabarás preguntándote que miras
El día de pronto se retira
Por la noche los tejados se despueblan
solo la Luna observa de reojo
Las chimeneas demandan nuestra sombra
Hay suspiros que mueven las veletas
Tu presencia invadiendo las antenas
Tu nombre saliendo de mis labios
Hay peces bailando por mi espalda
Hay pasión en los cristales de mis gafas
Porque el amor comienza en la retina
y luego
no sabe detenerse
Hay una belleza intacta en tu manera
de tender la ropa en la azotea
 .

6 comentarios:

Waiting for Godot dijo...

" Porque el amor elige sus lugares y luego no sabe detenerse" Es simplemente hermoso.
Un abrazo.

mariane dijo...

"El secreto se esconde en asumir la oscuridad , en mirar las escena desde dentro, en percibir ese íntimo eco silencioso que hace que vuelvas la cabeza." Perdona que sea repetitiva y te copie pero es que me has llenado con tus palabras...

Simplemente genial, en tu línea.

Un abrazo,

Mariane

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

me recuerada a mis tiempos de crio, cuando saltaba por los tejados despeciando la altura, cuando contaba los días por audacias, cuando los comic eran la biblia de mis dias y los sueños de mis noches...

Cascabel dijo...

Ese final precipitando la vida de toda una ciudad sobre ella me pareció tan hermoso que he tenido que leerlo varias veces. Aunque no sé de qué me extraño, contigo siempre me sucede.

Un abrazo, Miguel

*Mariana* dijo...

para mirar la vida de otra forma y apreciar detalles que antes no sabiamos que existian solo basta con cambiar el lugar desde el cual se observa...... y es verdad siempre termino preguntando "¿qué miras?"

abrazos

c.ya!ºº

Anónimo dijo...

x donde andas?