martes, mayo 08, 2007

Interiores

Interiores urbanos , escalones con lenguas de mármol, ruido de aspiradora, la puerta abierta de su casa , un gesto alegre en su entereza, una habitación cuadrada, una maceta en una columna del pasillo, fotografías de una historia personal, unas manos blancas como la flor de nieve del castaño , una distancia que se quiebra en su apariencia frágil, la humillación que ha dejado el tiempo en sus huesos
Resumo mi vida y la sujeto en el mismo instante que la abrazo
El domingo por la tarde dejé un ramo de rosas en los brazos de mi madre.

5 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Seguramente las rosas mejor regaladas de toda tu vida.
Un saludo Miguel.

mariane dijo...

un abrazo devuelve la alegría y fortalece los huesos. Ya lo verás.

Un beso,

Mariane

Waiting for Godot dijo...

Eres demasiado, leerte es encontrarse con el alma esa que a veces se apaga dentro de uno y se enciende con el amor tan grande que tienes y expresas. Besos.

Liliana C. dijo...

Ella siempre será única, verdad?

-Pato- dijo...

Ayyyyyyy me encantó!!!!!

Y te lo digo así de la emoción que me has provocado :)

Qué abrazo materno he sentido al leerte Miguel!

Besos