lunes, agosto 27, 2007

pareceres

Utiliza expresiones como : lenguaje corporal, sinestesia , escenografía, etc.
Sueña con estudiar arte dramático y una de sus fantasías es visitar Buenos Aires. La naturalidad es una de sus bazas. Y vive en el calor de su experiencia, hecha con las ilusiones que habitan en sus libros de teatro. Y tiene la fija idea de que el mundo es navegable.
Este domingo ha tenido una sencilla alegría: ha hecho reir al público de una comedia ambulante en un pueblo de mar tomado por el viento. Cuando terminó la función dirigió su mirada hacia la mía entre la gente. La palabra te quiero despuntaba en mi cuerpo medio roto, como cuando salía del colegio y se le notaba lo feliz que era al verme.
Vestida con su cazadora adolescente me ha dado un abrazo. Y hemos hablado de ella , de las semanas, de los exámenes a la vuelta de la esquina. Y le ha dedicado un adjetivo a cada nombre de cada amigo que ha venido a verla.
Mañana saldrá una reseña suya en un diario local y empezará a soñar muy despacio. Va a ser muy dificil que se le escape la felicidad. Pasado unos minutos, indecisa y alegre se ha abierto paso, ha besado a su madre, ha charlado con sus amigos y ha vuelto la cabeza para mirarme otra vez con los mismos ojos que utiliza el cariño para contemplarnos.
Al pie de una taberna, sobre una plaza cerrada, detenido en una puerta, ha querido buscarme.
-Quiero cenar contigo. Me dice.
Tiene 17 y ya está poniendo en práctica la humana libertad de decidir.
A continuación de la cena, ella con un licor de manzana y yo con una copa de vino nos hemos contado nuestros sueños y poco a poco le hemos ido quitando las alambradas a la Luna.
Sus manos inquietas sobre un vaso de plástico aún mantienen vivos los gestos de la infancia.
Tal vez ella se la única persona que pueda llevarme a cenar a un restaurante de comidas rápidas.
Solo ella tiene la capacidad de picotearme el corazón muertos de risa.

*Y esos pasos corriendo hacia estaciones futuras han llegado a detener por unas horas el reloj de la tristeza.
Y la Luna salió porque ella quiso.

8 comentarios:

-Pato- dijo...

Tuve la sospecha de que se trataba de tu hija, cuando leí que tenía la idea fija de que le mundo es navegable, tal vez porque mis hijas tengan una idea parecida del mundo y desde allí no he hecho mas que intentar leer entre esta irremediable cortina de agua.

Este post debería tener una cajita de kleenex incorporada.

Besos Miguel.

Madame Vaudeville dijo...

Qué lindo escribe, Miguel. Soy actriz y entiendo perfectamente a esa niña que sueña con las tablas. Le deseo de corazón toda la suerte del mundo. La ternura de sus palabras desprende tanto amor por esa chiquilla que se me han caído un par de lágrimas. El azar me trajo hasta aquí y aquí volveré, si me lo permite. Espero verle por mi pequeño cabaret; invitado queda. Salutations.

Edurne dijo...

Si en las palabras que escribimos va la esencia de lo que somos, y t� en el texto pones: sue�os, ilusiones, alegr�a, felicidad, cari�o... busqueda, mirada, abrazo...si sois capaces de quitar las alambradas a la luna y ella te picotea el coraz�n muertos de risa, y el relato se titula pareceres... A m� me parece muy tierno. Los hijos son los astros que iluminan nuestro universo particular. Mi Sol tiene 18.
Un beso y un abrazo.
Y guarda la rese�a del diario local.

psichodelyka dijo...

me paso algo bien raro mientras leia tu texto de hecho tuve que volver a leer de alguna forma me transporte a mi infancia y me hizo recordar pasajes muy lindos y de los cuales los tenia guardados con llave escribes muy lindo...
saludos!!

mi despertar dijo...

Pienso como Pato,,,tierno tu escrito

Waiting for Godot dijo...

Estoy llorando como una tonta,quiero a mi padre como una loca y entre él y yo hay una complicidad y amor que es inexplicable. Besos Miguel

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Bueno... ya todo el mundo a dicho "hija", así que no tengo premio... aunque conste que lo descubrí yo solito... eso me pasa por no tener tiempo para leerte cuando pones un post nuevo. En fin... No, espera...ummm: el pueblo era Tarifa???? Qué he ganado? Eh, qué? venga dí...

Anónimo dijo...

un besito