sábado, agosto 18, 2007

sospechas

Uno sale a la ciudad pensando en la cadencia de un paseo y descubre en el cielo una repentina y sospechosa oscuridad. Unas nubes persiguiendo a un motorista que recorre a toda prisa una rotonda, unas gaviotas que se posan inmóviles en el suelo, un extraño atardecer que va encendiendo la luz del alumbrado, una Luna que ya es escombro a las siete de la tarde
Hay un sol apagado en los tejados, hay urgencia en los pasos de la gente, hay un cielo plomizo perdiendo sus agujas sobre el empedrado que cubre la alameda
Me conmueve la insistencia de la lluvia de ir dándole forma nueva a las cosas, la tenaz música del viento que va peinando las palmeras de la avenida. La admirable paciencia de las gotas que van socavando en las cornisas su viejo empeño de debilitar
Me puedo poner una estrella polar en la cabeza y refugiarme en cualquier bar a esperar que el tiempo escampe o que escampe un corazón lleno de espera. Pedir un cortado o una caña, escuchar las historias personales de la gente cargada de impaciencia, o quedarme observando la suma sencilla de momentos que registran los días de lluvia. Porque también me conmueve: la belleza en el movimiento frágil de unas manos que cierran un paraguas, el esmalte lila de unas uñas que secan unas gafas, el mojado carmín de unos labios pidiendo un taxi, o la piel que transparenta un aguacero. Ver con asombro como una banda de música resguardada en los pies de un edificio improvisa una pieza de los Beatles, tal vez ; ob-la-di ob-la-da. La risa de una joven calada hasta los huesos que flirtea con un chico mientras dice que su novio es sargento de marina, o el pliegue elástico del tanga que surge de los pantalones de una treintañera que se inclina para atusarse unos pelos mojados llenos de viento, mientras oscuros nubarrones en las miradas de unas señoras se apuntan a la cofradía del murmullo.
Yo sé que podemos comprarnos un paraguas, vestirnos, peinarnos el pelo que tanto nos estudia y hacerle un cerco a la lluvia. Decidir si quedarme aquí o volver a una casa donde me espera un futuro que apenas me convence. Pero la vida no es vida si encima de las horas no suena una canción para seguir soñando, por eso para protegerme de la tormenta mis ojos buscan respuestas en una calle muerta de frío
Imagino mi futuro en un anciano que se moja en una plaza. Mi pasado en una cajera del Erosky que me mira con ojeras. Mi presente en el sospechoso tabaco que fumo en un antiguo portal. También es sospechosa esta risa que navega ahora mis labios. Quizás fuese un canuto.

*el viernes por la tarde llovía en Algeciras y en mis ojos.

9 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Waiting for Godot dijo...

Es hermoso,como siempre. Y mis ojos siempre buscan respuestas. Besos.

Edurne dijo...

Eres genial, sencillamente. Con razón sospechabas del tabaco y de la risa. De vez en cuando, si te ayuda en los pequeños detalles cotidianos, está bien. Para escribir de maravilla te basta con la mirada, la sensibilidad y las yemas de los dedos. Un beso gordo, Miguel.

Anónimo dijo...

Veo que hoy no tienes un gran dia...simplemente dejalo pasar,seguro que apareceran dias mejores.
Estoy convencida que este fin de semana ha llovido en muchos sitios y muchas personas se han sentido como tu.Algunas habran fumado canutos, otros se habran emborrachado pero esto continua amigo mio.
A mi me anima mucho el poder leerte de vez en cuando y sentir que estas muy vivo y lleno de sentimientos.Asi soy Feliz.
Un beso.

-Pato- dijo...

Ahora casi que llueve en los míos...

Tenés la capacidad de llevamre de viaje por tus ojos y dejarme sentada en tus imágenes, ahora mismo me he detenido en varias y me he quedado allí contemplando cómo se ve la vida desde una luna que es escombro hasta el cielo perdiendo sus agujas y finalmente me he quedado en este pensamiento tuyo "la vida no es vida si encima de las horas no suena una canción para seguir soñando" y de aquí no me saca nadie.

Tus sospechas son las mías Miguel, nos parecemos.

Besos

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

de vez en cuando yo también sondeo la gente y mi vida mientras paseo...

mi despertar dijo...

Hermoso blog, hermoso escribir...hermoso

Miguel dijo...

Waiting, Te mando un beso por ser tan generosa con tus criticas.
Edurne: compartimos opiniones, encantado de tenerte como amiga.
Anonimo -conocido-. Yo también soy feliz imaginando que pinto espirales infinitas sobre tu espalda, y lineas de futuro que miran al norte. Se me agolpan las flores en la boca.
Pato. sospechamos , imaginamos, presagiamos, intuimos, Un abrazo grande.
La caña. es un pasatiempo y sobre todo es cumplir con lo que se ve
Mi despertar. gracias por lo que dices. un besito