lunes, diciembre 29, 2008

preparada para el frío

Paseando por la humedad resbaladiza de las callejuelas del puerto
donde las arañas que vienen de serie con las esquinas
van tejiendo la última hoja del almanaque
El cuello vuelto de mi de jersey, mal planchado
Mi muestrario helado de páginas en blanco
Un café caliente y un croissant hacían noche en mi estómago
Yo llevaba las luces de mi abrigo encendidas
Por eso la vi, por eso la seguí
Salía del cine como todos los viernes
Iba alumbrando los adoquines de las calles que pisaba
sé que se cambiaría de acera
porque es su costumbre pasear por los escaparates del centro
Ocupé un asiento muy cerca de ella en una cafetería
movía pensativa la cucharilla de su taza de café
con mi torpeza no me atreví a empezar una conversación , preguntarle :
Cómo se hiberna
Cómo se mira una Luna tan fría
Cómo se abre una ventana cuando tienes los dedos congelados
Llamó al camarero para pedirle la cuenta
de su monedero se le cayeron dos monedas
me agaché a recogerlas y me encontré con su mano, como quien toca un canasto de mimbre
detrás de su mano estaba ella
pero sobre todo estaba su mirada
y no es que fuera guapa ni hermosa
pero vivía preparada para el frío
Tan tímida y tan torpe
que cuando le rogué que aceptara mi noche de diciembre como regalo de reyes, se quedó un rato detenida al final de la frase
Mirándome hasta desangrarme, dijo:“¿acaso no sabes que está helando? sin separar su boca de la mía
Escolté por las aceras el jarro de luz que desprendía su cuerpo
Después ya podéis imaginar
Mis labios haciendo futing en sus rodillas
los sonetos tatuados debajo de su espalda
la poesía saliendo de sus muslos
El amanecer se llenó de estrellas para hacernos creer que aún era de noche
pero ella estaba preparada para el frío
Se marchó sujetándose la mañana en el pelo
con su mano acariciando mi hombro
detrás de su mano se fue ella
Pero sobre todo se fue su mirada:
Intensa , como las flores que mueren el mismo día que florecen
Intrépida, porque se llevó en los ojos todo el invierno para ella sola
Indecente eso me dijo al besarla medio desnudo en la puerta, con la voz poblada de campanas

* Os dejo este texto sin héroes , sin intención, es sólo un gesto literario
los cafés por la noche, con el estómago vacío, también suelen dejar resaca

3 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Creo que ese es el sueño de los hombres cansados de saltar por los puentes aéreos, de despertarse cada mañana sin saber de que hotel es esa cama, de no quedarle hojas vacías en la que estampar un nuevo matasellos en su pasaporte… una mujer tímida a la que no le importe regalarle una noche intrépida. Por lo menos sí es el mío… y eso que no he viajado apenas…
De vez en cuando es agradable leer estas pequeñas licencias literarias. En todo caso a mí sí me gustan.
Espero que esté pasando unas buenas fiestas, paseando por los callejones.

Carmen dijo...

Dan ganas de salir a tomar ahora un café a ver si surge una inspiración semejante. Y por supuesto de aceptar tu noche de diciembre como regalo de reyes. Un abrazo.

Eric dijo...

Buenas imagenes . GRACIAS
Saludos

hoteles en panama