lunes, mayo 11, 2009

desmintiendo la primera ley de Newton

Los versos se amotinan en los quicios de las puertas para verla caminar
y pasa; inquieta, veloz, interrogativa
como el viento en las casas con las ventanas abiertas
Para ella vivir es imprescindible
va desnuda del alma para abajo
Sus manos de alquimista
desmienten cualquier teorema
Conoce el secreto de la crisálida
el origen de los templarios, el misterio de la belleza
Ser muy bueno en todo es un problema
y ella lo es
Cuando la ves que sea mas grande que nosotros
es sólo una decisión nuestra
por eso tuvimos un encuentro
para dilucidar quien era el mejor creando paradojas
En cualquier caso los dos habíamos salido de la tabla periódica de los elementos
de esa capita de polvo que hay siempre debajo de las cosas
Y aparece en plena noche como un ilusionista
dispuesta a realizar el truco de magia de su vida
magia que se sueña pero que no se entiende
Todos la miran con envidia y rabian por conocer su secreto, su punto débil
esperando que falle en algo
Se dirige hacia mi , se acerca
yo contengo la respiración y ella juega a ganar
Entonces se abre la camisa dos botones mas de la cuenta
le hace la vida imposible a ley de gravedad de sus dos pechos
y con un hechizo extraño le aplica a mi órgano la primera ley de Newton
Yo a duras penas puedo resistir su estrategia
Ahora te toca a ti me dice con una sonrisa ganadora
Y aún hoy todavía se pregunta cómo pude vencerla a los puntos
cómo pude reciclarle un bosque
con las rotas tablas de un naufragio


3 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Bueno, bueno, bueno...
Lo de hoy, permítame usted que se lo diga, va más allá de lo descriptivo llegando a lo tactil.
Me ha recordado esa escena (últimamente usted siempre me recuerda algo -jejeje-) de la película "El cartero y Pablo Neruda" en que el cura va a ver a la madre de la chica y le muestra una carta que empieza así:

"Desnuda eres tan simple como una de tus manos,
Lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente,
Tienes líneas de luna, caminos de manzana,
Desnuda eres delgada como el trigo desnudo"(...)

Y la madre le recrimina al cartero que con esas poesías lo que consigue es poner a su hija "caliente".

Pues bien, me pregunto si usted tendrá que ver algo con el calientamiento del mundo estos días, o es el caliente mundo el que tiene algo que ver con usted.
O tal vez sean cosas independientes: como la fuerza de la gravedad y los pechos de su musa, que parecen ignorarse la una a los otros...

Un saludo y feliz regreso.

amor y libertad dijo...

una victoria, un paso, una conquista, una liberación

Carmen dijo...

Qué bonito es encontrar poemas en el quicio de las puertas, esperando, y luego eso que dices de haber salido los dos de la tabla periodica de los elementos, me parece reflexivo y audaz. Bueno, ya sabes que soy fan de tus letras.
Un abrazo.