lunes, octubre 25, 2010

luz inalcanzable

No me mires a lo Rita Hayworth entre el humo del cigarro
ni me hables de tus asesinatos en la barra sucia de un café
no quiero conocer a gente especial
ni poner sus fotos en un marquito de plata
No me hables de la libertad ni me obligues a sonreír
no me entiendas, déjame ser contradictorio
Permíteme seguir con mi timidez, con mi ibuprofeno
con mi manía de pedir permiso para todo
No quiero que cambies el color gris
del cielo de mi jaula
porque me conozco de memoria todas sus nubes
y todas sus nieblas
Me he adaptado a este sótano donde nunca acaba de amanecer
tengo las manos desangradas de escarbar en sus paredes
para que pase la luz herida de la tarde
pero el sol jamás estuvo de mi parte
No me despiertes cuando estoy dormido entre mis libros de poemas
en la oscuridad los sueños cobran vida
Quiero seguir creyendo
en las cosas que no se ven, en la esperanza que transmiten
en el presagio de una lágrima
que se me escapa por el lado azul de un parpadeo
Quiero seguir pensando que los principios de los cuentos
no se parecen en nada a los finales
y sus duendes vendrán un día, romperán los muros de mi celda
reciclaré mis despojos
y ya nunca me sentiré huérfano sin la tristeza
Insistente y tenaz saldré a buscarte
tiraré piedras en tu ventana
y tendremos tantas cosas que contarnos
que se nos verá juntos, dibujando palabras en el aire
muchas tardes
por tu calle

3 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

No sé como lo tendré de ocupado con asuntos familiares. Tal vez podamos quedar, aunque tu querrás ver monumentos y yo, en estos momentos, no.
Sea como sea te mando un saludo y te doy la bienvenida en nombre de mi ciudad.

Carmen dijo...

Una vez más lo has conseguido. Esa manera tuya de ordenar las palabras, letra a letra.
Un abrazo

Pato dijo...

En este espacio te hacés luz que si se alcanza.

En cada poema creás un mundo en el que dan ganas de quedarse a ver mas, es como ver el avance de una peli.

Besos Miguel, qué suerte!