sábado, septiembre 29, 2007

materia de sueños

-Juan tiene 15 años, está loco por Patricia, pero ella está bailando con Pedro , amigo de ambos.
La música es preciosa y se le mete en el alma
Hasta entonces Juan no sabía que se pudiera sufrir tanto. Hay un contraste entre ese dolor y la belleza de la canción: se está formando su sensibilidad.-
Para sentir estas cosas hay que vivirlas, así comprenderemos: la forma que tiene la lluvia de evaporarse , la fragancia a resina que me ha quitado la obra de un campo de golf en la barriada donde vivo, o el trozo de paisaje que le ha correspondido a una gaviota que se ha posado en mi ventana
Pero sobre todo hay que salirse de la dictadura de la cobardía que lo distorsiona todo. Necesitamos abrir los cerrojos de las puertas, para que pase el mar y ocupe la cocina , una cama, o la mesa del salón. Para que navegen los barcos que algunas veces construimos en ligeras conversaciones de café
Exígele a tu pensamiento que te enseñe a distinguir : un avión de un vuelo de cigüeñas, el sol de la luz artificial. Y cuando veas un resplandor sepas si podrá darte algo mas que sombra, para que intuyas si se apagará con un triste redoble de tormenta, para que despuebles de dudas las habitaciones de tu casa
Y todas las respuestas las encontrarás cuando empieces a soñar: cuando recorres todos los mapas, cuando viajas a ese punto remoto donde anidan las verdades, en el lugar donde el corazón pregunta lo que siente, y de la mano lo llevas al rincón mas querido de todos tus deseos. Hasta que una certeza en forma de poema te cierra despacio los ojos y unas manos artesanas te van acariciando y te duermes: en una conversación, en una fecha, en las palomas mensajeras que vas enviando a los sueños de otra gente
Es la magia de la noche que va buscando ilusiones para entrar en las casas, para ofrecerte ese trozo de ti que te hace falta
Después vendrá la mañana y te amanecerá el cuerpo y quizás sepas entonces lo que sientes
Por eso siempre me tumbo en el tejado, para verla llegar volando por los aleros de mi casa, en las nubes que viaja cada noche. Por eso tengo esa costumbre de morirme todos los días enredado en sus alas, en un jardin de tejas, mirando las estrellas.

5 comentarios:

Edurne dijo...

Arriba la imaginación, Miguel, arriba la sensibilidad y los sueños, arriba los deseos y estas ganas de leer y compartir que nos hacen participes de tu talento. Un besito de sábado.

claudia dijo...

cuando lei esto, estaba escuchando lisieux, de la vie en rose, y llovieron mis ojos
por suerte escribis asi, y por suerte el destino se encarga de traer estos encuentros a mi puerta
evidentemente, hace tiempo ya tuviste ese contraste entre el dolor y la belleza

también me alegro por la coincidencia
un abrazo
claudia

NancyQ dijo...

A los 15 años, se vive asi, lleno de ilusiones, lleno de bellos olores, hermosos paisajes, sueños, pensamientos, imposibles que son muy posibles, imagenes, puedes llegar al cielo y arrancarle una estrella...y tambien esta lo inalcansable, como ese amor, el cual le envidias al amigo porque lleva de su brazo a la mujer que estas enamorado....
Que lindo post, y mil gracias por tu comentario en el mio asi diste paso abierto para que yo llegara a tu sitio.
Saludos.

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Leí este post hace unso tres días, recien colocado por ti... pero no sabía muy bien que decirte... y es que en este decribes, todavía más, sensaciones.
Un saludo.

Waiting for Godot dijo...

Para entender todo hay que sentir. Besos.