viernes, octubre 20, 2006

Aromas y texturas

A través de las ventanas de sus ojos se ve la Luna.
Ella con el olor de la tarde en su mirada y el color de las calles que alumbraba.
Yo con mi carga de amor atada al pecho.
Me enviabas mensajes con las nubes, entonces el día se bañaba compartiendo frescura de verano.

Los dos quietos allí mojados, en el patio trasero de la noche.
Mirando un puntito rojo nos besamos repartiendo rocío por nuestros labios.
De pronto el resplandor de un centelleo que ilumina amaneceres de pecas en tu cuello.
A cinco pasos de allí cuelga de una vidriera una Nikon que nos guiña deteniendo el tiempo en esa foto.

Aromas, sabores colores y texturas.

4 comentarios:

-Pato- dijo...

El momento mágico que queda plasmado en una foto, el recuerdo del aroma de ese instante, la mirada detenida, el cielo que es eterno y sin embargo no es el mismo, las palabras y las risas prendidas del flash, el alma que allí estaba y que se ha ido.

Hay algo de todo eso que a la hora de una foto me provoca un escarmiento y hay algo de eso que cuando miro fotos viejas me recorre por dentro.

Bello post.

Besos

Cascabel dijo...

Me resulta tan cercano que duele... "Yo con mi carga de amor atada al pecho"
Sólo las palabras tienen esa manera dulce de herir y las tuyas nacen con ese don extraño y maravilloso.

Un abrazo fuerte, Miguel.

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

¿Por qué esos momentos siempre me parecen pasados? En el presente los vivo con felicidad pero sin conciencia. Un día introspecto (¿existe este verbo?)en mi interior y los veo como en blanco y negro o con colores fingidos y me parecen imagenes de una película.
Sigue por ahí que me parece que vas muy bien. Un saludo.

gonzalo dijo...

Hay un Nikon que nos persigue a todos.